jueves, 21 de enero de 2010

Capitulo 1-El primer crimen

La verdad, todo parecía normal esa tarde del viernes 18 de diciembre de 2009.

La oficina estaba tranquila, mi ayudante Tomás tecleaba en el ordenador. Mi mesa estaba llena de papeles y carpetas. eran las 18:51, no habian llamado para ningun caso nuevo a nuestra agencia, la unica agencia de detectives privados de Málaga.

-¿Qué estas haciendo?- le pregunté a mi ayudante levantándome de la silla.
-Estoy pasando los casos antiguos al ordenador, no hay cosa mejor que hacer
-Si, pero no se desanime, faltan unas 2 horas para cerrar por hoy, alguna llamada habrá.

El telefono sonó y corri para atenderlo

-¿Si?
-Buenas, ¿el sr martín?
-El mismo, ¿Qué desea?
-Le queriamos recomendar la tarifa de telefono de nuestra operadora que....
-Vamos a ver, usted llamó ayer, antes de ayer, el otro, y le daré la misma respuesta, ¡ No quiero su servicio!

Colgué cabreado. Pero no pasaron ni treinta segundos cuando volvio a sonar.

-¡No le he dicho que no quiero nada!
-¿Disculpe?¿hablo con el detective privado Javier Martin?
-Si, lo siento, crei que era otra persona
-No pasa nada, llamaba para informarle de un asesinato a las afueras de malaga, la calle San Matias número 18, es una iglesia.
-Si ahora mismo vamos.

Colgé el telefono y le conté a mi compañero adonde nos dirigiamos.

En el número 18 nos esperaba un hombre de tez palida, ni muy alto, ni muy bajo, mas bien delgado. Su pelo era marron, tenia unos ojos marrones oscuros, casi negros.
Su edad podria oscilar entre los 40 y los 45.

-¿Sr Martín? Me presento, soy Tom Wille, trabajo en la fabrica de calzado Garcia y nací en Londres. Pero vine a vivir a España.
-Vaya usted al grano Sr. Wille, cuentenos lo que vio
-Bien. Todo empezó esta mañana, como todos los dias el padre Gutierrez salio de su casa sobre las 8:00.
Yo le segui a la iglesia para confesarme, como todos los viernes.
Al llegar a la iglesia el padre estaba palido pero tenia una sonrisa forzada en la cara.
Una vez me hube confesado subi al coche pero no arranque, justo cuando iba a hacerlo el padre salió alocadamente de la iglesia entrando en su coche y desapareciondo entre la humarea del coche. Yo me fui a trabajar. Serian las 18:53 cuando volví a la iglesia para recoger la chaqueta que me habia olvidado allí. Pero me encontre con la figura del padre con un chuchillo en el pecho y sin parpado, en el globo ocular le abian grabado la letra V

-¿Ha tocado algo?
-ni siquiera mi chaqueta
-Creo que tengo una posible solucion pero antes permitame observar el caso.

Lo primero que hice fué buscar el coche, por supuesto el coche no estaba. En la escena del crimen habían varios objetos de interes:

Un medallon con la G grabada en oro en la esquina de la habitacion, Una caja fuerte (esta estaba cerrada), el propio cuchillo clavado en la victima, una pluma negra (probablemente de cuervo) y polvo blando esparcido por toda la habitacion, pero no parecía cocaina.
Subí las escaleras y vi una ventana rota.
-El padre no tenia dinero para repararla-dijo Tom Wille como si me hubiese leido el pensamiento
Subimos a la azotea y vi algo descorcentante el un lago en medio de la llanura de detrás de la iglesia, se encontraba el coche del cura, pero lo extraño fué que no habia marcas de neumatico al rededor del lago.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada